Fotos

lunes, 26 de mayo de 2008

Ya casi se me acaban las mini-vacaciones!

Bueno quería contarles que me tome unos días libres del stress de Caracas, bueno digo mini-vacaciones pero como buen cocinero nunca me despego de un fogón, el sábado 16 arrancaron las mini-vacaciones con un catering para un matrimonio de 150 personas en Barquisimeto, todos los pasapalos que hice fueron criollos, cachapitas, arepitas de reina pepiada, pernil, queso de mano, chicharrón, casabitos con asado negro, tostadas de maíz con salpicón de carne, los quesos de centro de mesa eran solo quesos criollos, bueno toda una experiencia llanera a lo venezolano. El domingo siguiente tome rumbo hacia Mérida a visitar al Doc. J. M. Briceño, llegue a eso de las 9 pm a casa de Carlos Estrada un amigo de mi papa y vimos una película griega que me pareció excelente llamada ¨Con un toque de Canela¨(la recomiendo), a la mañana siguiente comenzó el día con una vuelta por el mercado principal de Mérida (el mejor que he visto) un mercado muy organizado, me causo mucha gracia al llegar a la parte donde se desayuna que hay varios puestos de comida cuando todas las chicas que atienden allí comenzaron a llamarnos ¨AQUͨ ¨AQUͨ¨AQUͨ por un momento me sentí intimidado, pero luego no aguante la risa de tener al menos 15 ó 20 chicas llamándome para que me sentara en su mesa, me comí una pizca andina que estaba rica y un buen desayuno criollo, todo esto en compañía de mi padre que fue mi guía turístico por esas tierras. Luego de ese gran desayuno compramos algunas verduras muy frescas para preparar con un cordero que yo traía desde Caracas. Ese lunes tuvimos un almuerzo bien agradable en casa del Doc. Briseño junto a su familia y cuatro alumnos que estudian Griego con el de lunes a lunes, el menú para el almuerzo de ese lunes fue: Sopa de lentejas con comino y yogurt, cordero en su jugo, vegetales muy frescos al horno con queso de cabra suave y papitas salteadas al romero. Pasamos parte de la tarde haciendo sobremesa y bueno el resto del día hice algunas visitas. Al día siguiente asiste por un rato a un seminario que dicta el Doc. Briceño todos los martes en la mañana, no me pude quedar hasta el final porque me había comprometido nuevamente para hacer el almuerzo y como estaba en Mérida que mejor y más fresco que unas buenas truchas, pase nuevamente por el mercado y además de conseguir buenas truchas compre un grapa de mora para llevársela al Viejo Parra (Chef de aprile), el menú de ese día fue: una sopa asiática de vegetales, truchas a la plancha con salsa de soya, cebollín, jengibre y aceite caliente y arroz blanco, esa tarde yo ya estaba un poco cansado y regresamos temprano a casa de Carlos donde me anime a hacer la cena porque conseguí en el mercado algo que me encanto ¨Huevas de truchas secas¨ y con la pasta son un éxito!! Hice una pasta al fileto con escarola y las huevas de trucha pulverizadas, buen vino y pecorino romano, que mejor cena que esa! Jajaja! Después de esa buena comida Carlos nos invito a ver una película ¨Como agua para chocolate¨ no la había visto nunca pero si me habían dicho que era muy buena, la gente tenía razón, excelente película!, además que por ser Latinoamericana quizás uno se traslada un poco a como vivían nuestros antepasados. La mañana del miércoles le di una última visita al Doc. Briceño y tomamos rumbo a Barquisimeto, por el paramo hay un sitio de unos gallegos que hacen buenos embutidos, hice mercado ahí!! Chorizo vela, español, salchichón, codillo, orejitas saladas, tocineta salada, copa y lomo embuchado fueron algunas de las cosas que compre todo tipo A, hasta hoy he estado en Barquisimeto en un completo RELAX, puedo decir que descansé, he cocinado algunas cosas pero nada fuera de lo normal, que si desayunos y cosas así. Tenía días sin escribir y con esto creo que escribí todas las letras que tenía acumuladas jajaja. Un abrazo. Y ya mañana retomo a mi amada Caracas!