Fotos

viernes, 11 de abril de 2008

El Corcho

El Alcornoque. La corteza del nudoso alcornoque suministra el material con que se fabrican los corchos. Para cerrar las botellas con corcho. Dom Pérignon, monje benedictino francés a quien se debe el encorchado del champán, pudo haberse inspirado en los peregrinos españoles que taponaban con corcho sus recipientes de calabaza o de cuero. Según otras fuentes el venerable monje paso algún tiempo en un monasterio de Extremadura y allí descubrió las ventajas de la corteza elástica. En cualquier caso, hacia 1670 pensó en el corcho para las botellas, si bien ya hacia 500 a.C las ánforas de arcillas se cerraban con este material. Actualmente hay en Extremadura unas 150.000 hectáreas de alcornocales. Los Alcornoque de Extremadura desarrollan su corteza de corcho muy lentamente, por lo que dan lugar a productos especialmente elásticos y gruesos. Un Alcornoque necesita aproximadamente 30 años para que pueda efectuarse en el el primer descorche. Después transcurrirán otros 10 o doce años antes de que de que su corteza se haya generado. Si se piensa que solo el tercer descorche ofrece una calidad satisfactoria para los tapones de botella se comprenderá por que los corchos de primera calidad son tan valiosos y caros.

2 comentarios:

Intérpete de sensaciones dijo...

A estas horas no se habla de esas cosas... Ahora me ha provocado empaparme de uva podrida con una botella de Beronia.


Caramba! y yo que iba tras mi diccionario de alemán...



Si, mejor iré a estudiar. ;) Hasta luego, buena historia.

Ivan Pawluk dijo...

buen articulo.
Sigue asi